Qué distingue a una puerta acorazada? 

Te hablan de puertas acorazadas, puertas de seguridad o puertas blindadas y no sabes  que camino coger.


Nosotros por el tiempo, la experiencia y la formación acumulada a lo largo de estos años en seguridad residencial sin duda te recomendaremos  una puerta acorazada de seguridad que cumpla la normativa actual en materia de seguridad. Concretamente las normas UNE EN 1627:2011 y la UNE EN 85160:2013.

Una puerta homologada que haya sido construida en función de resistir con suficiencia todos los posibles actuales ataques violentos y de habilidad y que así se pueda comprobar mediante los ensayos de calidad que se le hayan realizado previamente. 

En fin…. Una puerta que te garantice un alto nivel de seguridad  y te haga sentirte seguro y estar seguro.

Para ello, a la hora de decidirte por una puerta  te vamos a explicar primero las diferencias entre una puerta blindada, una puerta acorazada y una puerta de seguridad y que puedas así tomar una decisión a conciencia de cuál puede ser la mejor puerta para tu vivienda o tu oficina. 

Una comparación rápida sería:  una puerta blindada tiene una mínimo de  resistencia (prácticamente es solo madera) y ofrecen un nivel menor de seguridad, una puerta acorazada si está correctamente homologada ofrece un nivel mayor de seguridad  y una puerta de seguridad homologada y certificada te ofrece de manera contrastada un nivel máximo de seguridad.

Cuáles son las diferencias entre una puerta blindada, una acorazada y una de seguridad 

Y ya una comparación de manera técnica sería la siguiente:

Puertas blindadas

Una puerta blindada en principio incorpora en su interior dos chapas de acero de 2 mm de espesor, y el resto de su estructura suele ser de madera.  

Los marcos son de madera en la mayoría de los casos y no están reforzados.

La seguridad de una puerta blindada es débil dada su estructura interna y además cada fabricante en función de su calidad incorpora más o menos material, por ello en muchos casos,  una puerta blindada es tan solo una puerta de madera con un mínimo de refuerzo interior.


Adicionalmente las puertas blindadas normalmente no cuentan  con una certificación de su proceso de producción ni de los ensayos destructivos que se le hayan realizado y que puedan garantizar un nivel de resistencia suficiente ante las diferentes técnicas de robo.


Si hablamos de seguridad para una vivienda y estás en el momento de adquirir una puerta nueva  no te aconsejamos una puerta blindada. No tenemos garantía de su nivel óptimo de seguridad.


Este  tipo de puertas  para viviendas o oficinas se instalan cada menos, aunque si que son frecuentes en viviendas o pisos de nueva construcción.

Puertas acorazadas 

Una puerta acorazada correctamente homologada está formada por una estructura de acero que se insertan en la superficie de la puerta para mantener la solidez de las chapas de acero colocadas en los planos interior y exterior.


El marco es de acero.

Por  tanto una puerta acorazada ofrecen una resistencia mucho mayor que una puerta blindada.


El problema de las puertas acorazadas es que en el mercado hay puertas identificadas como puertas acorazadas que verdaderamente no cuentan con una certificación actualizada y desorientan al comprador.

Lo que hace que una puerta en principio acorazada esté desfasada y no proteja consecuentemente contra los actuales métodos de robo.


Nuestra recomendación es que a la hora de valorar una puerta acorazada verifiques como mínimo  la homologación y en el mejor de los casos la certificación de la misma con la norma UNE-EN-1627:2011 que le corresponde y que te asegure así su nivel de resistencia ante ataques violentos.

Puertas de seguridad

Una puerta de seguridad tiene en su estructura un entramado interno en acero y el marco también en acero.

Estos elementos resistentes adicionales a las puertas acorazadas hacen que  aumenten considerablemente su nivel de resistencia y además sus sistemas de cierre están preparados para resistir ataques de habilidad tales como el bumping, ganzuado o el impresioning y ataques violentos tales como el taladrado, la rotura o la extracción.


Una puerta de seguridad debe contar de manera acreditada con  certificaciones según las norma UNE EN-1627:2011 y UNE- EN-85160:2013, que nos garantizan que tanto la estructura interna como su sistema de cierre (cerraduras, cilindros y escudos)  han superado los ensayos destructivos en laboratorios independientes al fabricante contra ataques agresivos y técnicos.

Esperamos ayudarte a escoger correctamente la puerta para tu vivienda o tu oficina. 

Y en cualquier caso asegúrate  siempre que la puerta disponga de un cilindro o bombín de seguridad junto con un escudo de seguridad  que le proteja.

Estos 2 elementos en una puerta blindada y en una puerta acorazada  van a decisión del fabricante y en algunas ocasiones a la hora de abaratar su coste de fabricación su sistema de cierre no  dan las garantías suficientes. en materia de seguridad

En una puerta de seguridad siempre habrá una resistencia certificada de su construcción interna y de su sistema de cierre.

Existen otras diferencias a la hora de una mayor  seguridad o usabilidad. Por ello a la hora de escoger la puerta para tu vivienda asesorate también respecto de la potencia de cierre, el control de llave, posibilidad de que incluya la detección anticipada, doble cerradura con amaestramiento de servicio.

Y por último la instalación tiene que ser la mejor. Una puerta mal instalada no te dará ninguna garantía de seguridad. 

Cualquier otra duda que tengas no dudes en ponerte en  contacto con nosotros…

 

Ferretería SORIA. 35 años.

  Cerraduras, puertas y controles de acceso. 

Llámanos a

965 24 69 36 - 620906847

;

Te atendemos

L  a V  9:30 a 14:00 y 17:15 a 20:00 S 10:00 a 13:30

Alguna duda?

Escríbenos a info@ferreteria-soria.com

Pregúntanos por whatsapp

617548049

Hola, en que podemos ayudarte?
Powered by
¿Sabes cual es la posibilidad de robo en tu vivienda?
Descúbrelo con nuestro evaluador, un test gratuito y confidencial con el que sabrás, en pocos minutos, cuál es la posibilidad real de sufrir un robo en tu hogar.